domingo, 10 de noviembre de 2019

Sobre "La esencia de las cosas"

Foto: freestocks
6.- Si tuviera que definir la literatura o la cultura en pocas palabras cómo lo haria? Bueno, como licenciado en Psicología digo que yo he aprendido más en esta vida acerca de la mente humana en la literatura que estudiando la propia licenciatura y correspondientes postgrados y todo eso. Y no sólo en la literatura sino, efectivamente, en la cultura en general. Y cuando hablo de cultura no hablo solo de la alta Cultura con mayúsculas sino de los saberes y haceres y -sobre todo- las conversaciones de la gente cotidiana; de la gente común. De la inmensa mayoría que cada día nos levantamos por la mañana y tenemos que enfrentarnos a las dificultades de la vida utilizando diferentes recursos; recursos que están en la cultura que, claro, eso es algo muy amplio, casi inabarcable. O sin el casi.  Es como un contenedor infinito de saberes, haceres, prácticas, costumbres, sentimientos, ideas, creencias, valores que varían de un lugar a otro y de un tiempo histórico a otro; pero que cada mañana nos ayudan a muchas y muchos a seguir adelante con nuestros quehaceres cotidianos; con nuestras ilusiones, alegrías, pasiones y sueños, sea eso lo que sea. También con nuestras tristezas, soledades, abandonos y rabias. Todo eso es la cultura, ¡fíjate si es grande! Y todo eso es la literatura. Por eso, de alguna forma, eso es lo que se refleja en La esencia de las cosas. Ilusiones y tristezas, alegrías y soledades, y todo lo demás y más, en un relato seguramente discontinuo y muy contextualizado (territorializado, relacional) en cada capítulo, como la propia cultura; como la propia literatura.

Entrevista en Alquibla, web de difusión cultural