domingo, 13 de marzo de 2022

Psicología, literatura y fotografía

 

Foto: Juan Soto Ramírez


Psicología, literatura y fotografía son lo mismo: historias. Y las historias son importantes porque quieren decir algo. Y además, como ya afirma Jerome Bruner hace unos años, vivimos en mundos de significados, o sea, en mundos que quieren decir algo, perdón por la repetición. Y lo dicen.

Los significados nunca son únicos ni intrasferibles, sino compartidos e, incluso, muchas veces consensuados. No siempre; no es necesario. Como nada; nada es necesario.

Hace unos días veo esta foto de mi amigo, el doctor en Psicología y profesor de la UNAM (México), Juan Soto y le pido permiso, concedido por cierto, no solo para reproducirla, si no para inspirarme tal vez la escritura de un cuento corto o, ¿quién sabe?, incluso una nueva novela. O un ensayo, ¿por qué no?

¿Qué historia nos está contando esta fotografía? ¿Cuál es la psicología, entonces, de la misma? ¿Quién ha escrito eso de "Regreso en 5 minutos"? ¿A dónde ha ido? ¿Qué está haciendo? ¿Dónde está ese lugar? ¿En qué edificio, en qué ciudad, en qué continente? ¿Por qué Juan hace justo esa fotografía y no otra? No, Juan, tranquilo que no te voy a psiconalizar por eso... ;)

¿Y los objetos? Ellos también tienen significado y, como tal, vida. Y, como tal (sic), Psicología. Tienen sus emociones y sus pasiones que muchas veces, si no todas, comparten con nosotras y nosotros.

No, no voy ahora a publicar las emociones que esos objetos y que esa realidad, la fotografía, inspiran mi cuento o novela o ensayo. Más que nada porque no son fijas; ahora son unas y cuando empiece a escribir no sé cuáles serán. Ya veremos. Solo diré que la foto en sí me recuerda mucho a la iconografía de la mayoría de historias de uno de mis cineastas favoritos: David Lynch. Ya veremos.

No, la Psicología no es Ciencia; es una narración social, colectiva, histórica, cultural, emotiva, relacional, objetual y fotográfica en acción. Y, por supuesto, política.

Seguramente todo eso, y tal vez más, componga las palabras que utilizaré en mi cuento o novela o ensayo.

Por cierto, ¿cómo lo titularé? Puedo decir que ya tengo eso, el título. Pero todavía no lo hago público por si acaso lo cambio cuando empiece a escribir.

¡Muchas gracias, Juan!

NOTA: Pinchando aquí puedes ver, si te apetece, una conversación que tuve con el doctor Soto hace un tiempo gracias a la Red de Investigación Relacional del TAOS Institute, de la que tengo el honor de formar parte. 

Referencia:

Bruner, Jerome (1990). Actos de significado. Más allá de la revolución cognitiva. Alianza Editorial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario